domingo, 7 de julio de 2013

Reflexión de un emigrante barcelonés

Hace poco tiempo que volé lejos de España con destino a algo mejor. He optado por Bolivia, puesto que hay mucho que hacer. Sudamérica, Asia y África son los continentes con más posibilidades de desarrollo hoy día. Supongo que no soy el único que conocéis que abandona el nido en busca de prosperidad, de hecho este fenómeno ya no lo es, en estos tiempos revueltos que nos ha tocado vivir en España lo sensato es irse si tienes la posibilidad. De más o menos mi edad ya tengo amigos y conocidos en todas partes: Australia, Alemania, Suiza, Austria, Inglaterra, Irlanda, Chile, Brasil, México, USA, Canadá, Francia, Sudán del Sur, China, Japón, Singapur, India. Es un éxodo brutal, nunca hubiera pensado en abandonar mi país, el cual considero el mejor para vivir, pues crisis aparte reúne una serie de condiciones que lo hacen único para mi.

Apostar fuerte y jugársela en otro sitio, lejos de donde he crecido no es una decisión fácil de tomar, pero cuando no queda otra y puedes hacerlo, no te lo piensas mucho porque sino no te vas. No me gusta perder el tiempo, he estado 7 meses buscando una salida. Ahora lo afronto con ganas e ilusión, no tengo ni idea que es lo que me deparará el futuro, ni de cuando ni si volveré, lo único que tengo en mente es progresar cada día, absorber todo lo que pueda a nivel personal y laboral, para enriquecerme como persona.



No son pocos los españoles que se aventuran a probar suerte lejos de su hogar


Como decía, es triste no poder hacer eso en nuestro país, pero hay un clima viciado, de incredulidad política, 'que si tu has hecho esto', 'que si tu hiciste aquello', 'no tu', 'tu más', unas soluciones que parecen más parches que otra cosa. Hace tiempo que escucho 'vamos a salir de esta el año que viene', ya han pasado varios años con esta frase pululando en las cabeceras de los periódicos... No me gusta esperar, no soporto perder el tiempo ni depender de los demás. Puede haber gente capaz en política en nuestro Estado, pero la credibilidad de esta clase ha llegado a su fin. La mayoría me parecen unos cantamañanas, yo quiero profesionales, no veterinari@s como Ministros de un ministerio que no les correspondria, aunque esté asesoradísimo y sepa del tema, no es serio ni se hace respetar. A nivel más local, gracioso es llamar que la política española es una lacra cuando también en Cataluña no paran de destaparse casos de políticos que han metido mano a el dinero de los contribuyentes, la cuestión es señalar, acusarse y no mejorar uno mismo, ya no me creo a nadie. Pero hay cosas que dan mucha rabia, los principales culpables siguen impunes, que vergüenza de país.


La economía española está descendiendo por una bajada, y sin frenos...



Lo bueno de la crisis es que es una época en la que se optimizan al máximo los recursos de los que disponemos y además exprimimos el cerebro al máximo en pos de la mejor opción, nos reinventamos, te das cuenta que son necesarios unos valores para crecer, no todo es la plata, pues el dinero viene y va, preguntádselo al sector de la construcción o a los paletas que se compraban BMW nuevos de trinca. Muchas personas y empresas nadaban en la abundancia...  ahora esa abundancia del pasado les está ahogando. La cultura del ahorro se debe recuperar, gastar con sensatez ayuda a crear unas bases sólidas sobre las que crecer, gastando lo que no tenemos creamos un bienestar temporal que acaba estallando en mil pedazos. Ojalá esta crisis sirva para refundar valores y relanzar el país.

Aquél que se queda pudiéndose marchar porque cree en que logrará conseguir sus metas en España es un valiente, más que los que nos vamos fuera a por una apuesta teóricamente más segura, desde aquí mi máxima admiración hacia aquellos que os quedáis luchando contra esta crisis desde dentro.


  Un emigrante español, catalán y barcelonés como yo siempre tiene la ilusión de volver, porque mi familia, amigos, entorno, ciudad y país son algo único e imposible de olvidar. Barcelona es una ciudad admirada por el 99'999% de la gente que me he cruzado una vez fuera de ella, y el país un lugar de destino en el que a todo el mundo le gustaría vivir... ¿Por qué carajo somos tan inútiles de no sacar más provecho de ello?¿Cuantos directivos de empresas de renombre querrían vivir en una ciudad como Barcelona?¡ tenemos una gastronomía de prestigio mundialmente conocida, con una temperatura agradable la mayor parte del año, abundante sol, playa, montaña y paisajes la mar de bellos a pocos minutos o escasas horas de viaje! ¡Disfrutamos de un entorno impresionante, hemos de sacar provecho de ello! Lo comento en 1ª persona del plural puesto que todos tenemos nuestro granito de responsabilidad, es muy facil acusar sin más y no hacer nada.


Barcelona, una de las mejores ciudades del mundo en las que quedarse a vivir 

Siempre ilusiona empezar en un nuevo lugar, pero abandonar lo que abandono, también me da mucha rabia, porque sé que es algo único y muy difícil de igualar. Espero algun día reinstalarme en mi ciudad y aportar energía positiva, sumando lo que haya aprendido al resto de expatriados, es una ilusión, lejana por lo que parece, pero me niego a renunciar a ella, creo que mi ciudad, entorno y país siempre tendrá mucho potencial. Hay que redescubrir nuevas formas para aprovechar mejor lo que somos, lo que tenemos. De momento toca pensar en positivo(bueno, siempre deberíamos pensar de forma optimista) además de aprender mucho de otra cultura. Es simplemente mi humilde opinión.
Se ha producido un error en este gadget.